fbpx

Comunidad

La palabra “Comunidad” es fácil de pronunciar, es una palabra que, por sí misma, nos conecta con
otros. Describe una experiencia en común que nunca nos detenemos a pensar sobre ella. Puede
parecer simple, natural, humana. En la sociedad, frecuentemente agregamos nombres de
innovaciones sociales y como símbolo de buenas intenciones como lo son las comunidades de
salud mental, comunidades basadas en la filantropía, comunidades de desarrollo económico. Pero,
el concepto de comunidad es complejo y, desafortunadamente, es insuficiente en cuanto a su
entendimiento y los roles que tiene en las vidas de personas en diferentes sociedades ha llevado a
la caída de los esfuerzos de “comunidades bien intencionadas”:

Todo es sobre las personas, lo más importante y primordial de una comunidad no es el lugar, el
edificio o una organización, tampoco es el intercambio de información. La comunidad es tanto un
sentimiento y pertenencia, la importancia de sentir pertenencia entre todos sus miembros. Las
personas forman y mantienen comunidades para lograr fines en común. Los miembros de una
comunidad tienen el sentimiento de confianza, pertenencia, seguridad y preocupación por sus
miembros. Estas personas tienen un sentimiento tanto individual como colectivo de influir en su
medio ambiente y en el de otros.

Las sensaciones y los sentimientos de una comunidad atesorados, vienen de experiencias
compartidas y una historia en común, dando como resultado, personas que saben quien
pertenece o no a su grupo. Este sentimiento es fundamental en la existencia humana. Vecindarios,
compañías, escuelas, lugares de fe, son contexto y ambientes para esas comunidades pero, per se,
no son comunidades.

Para mi, está en el compartir y practicar el mantener y ser espacio para que las comunidades a las
que pertenezco florezcan y prosperen, honrar a todos sus integrantes. Pertenecer a una
comunidad como esta es un acto infalible de guía para las relaciones humanas y las interacciones
personales, así como las experiencias colectivas para nuestras vidas sociales, sean familia, amigos,
colaboradores o compañeros.

Finalmente, la importancia de la comunidad para Amadi, reside en la integración, realización e
importancia de cada uno de sus miembros. Al ser todos individuos con características y capacidad
únicas, esto crea una ecología móvil y dinámica, que complementa los unos a los otros, generando
redes interpersonales cada vez más extensas, dentro de las cuales todos sus integrantes se apoyan
mutuamente con la única finalidad de ver a sus compañeros prosperar y florecer.

“Honrándonos mutuamente y compartiendo nuestros aprendizajes, aprendemos a honrarnos a
nosotros mismos, y, finalmente, los unos a los otros”.

Psic. René Eduardo López Flores A La Torre